AJEDREZ

 

Sesenta y cuatro casillas

son el campo de batalla

y en los extremos opuestos

las fichas negras y blancas.

 

Dos ejércitos luchando

por un mundo limitado,

que tan sólo esta formado

de ocho por ocho cuadrados.

 

Las torres mueven en cruz

y los alfiles en aspa,

los peones a saltitos,

pero nunca hacia su espalda.

 

En cambio comen de lado

como al que duele una muela,

y son los menos valiosos

como siervos de la gleba.

 

Son fichas muy numerosas,

pero son las más pequeñas.

Cuando cruzan el tablero

pasan a ser lo que quieran.

 

Se preguntan los peones:

"¿Por qué nosotros primero?,

… será porque se nos vea,

porque somos muy pequeños".

 

Los caballos, por su raza,

son saltarines y bravos,

sobre las negras y blancas,

en forma de "ele" sus saltos.

 

La Reina, como en la vida,

hace lo que viene en gana,

se mueve como ella quiere

y al que ella quiere se traga.

 

En cambio, para comerla,

existe gran cortesía,

avisándole del jaque

porque pueda hallar salida.

 

El Rey es el más valioso,

no puede haber dos iguales,

si muere, se acaba todo,

por muchas piezas que falten.

 

En cambio, sólo defiende

las casillas de su vera,

todos deben protegerle

con su vida y con su hacienda.

 

Si alguno lo amenazara

el jaque debe cantarle,

para que toda la tabla

intente al final salvarle.

 

Pero si dan jaque mate,

entonces ya no hay salida,

cae el Rey con su corona

y la partida es perdida.

 

El ajedrez representa

la lucha que hay en la vida,

la importancia de las piezas

y de su acción compartida.

 

Se puede sacrificar

alguna pieza concreta,

para poderla cambiar

por otra de más nobleza.

 

Si alguna pieza tú mueves

no puedes rectificar,

que cuando el tiempo se pasa

no puede volverse atrás.

 

No se sale del tablero,

la lucha siempre es constante,

que sólo puede salirse

con ambos pies por delante.

 

Existen algunas normas

sin aparente razón,

pero que todos aceptan

y aplican sin discusión.

 

¿Por qué siempre empiezan blancas?,

preguntan las fichas negras.

¿Por qué la casilla blanca

se coloca a la derecha?

 

Pero al final yo pregunto

o hay que preguntar primero:

¿Por qué pelean las fichas

a muerte sobre el tablero?

 

Si tienen la misma forma,

tienen el mismo valor, ...

¿Porque son blancas y negras?

¿Por su distinto color?

 

Si todas fueran iguales

no existiría contienda,

no se diferenciarían

entre las malas y buenas.

 

En el salón de mi casa,

como pequeño homenaje,

he puesto yo un ajedrez,

todas las fichas iguales.

 

Como símbolo de paz,

por evitar la pelea,

me he cargado mi ajedrez

y también el de mi abuela.

  

       -----oooOooo-----

 

  

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes