CUESTIÓN DE HIGIENE

 

En un público urinario

dos muchachos han entrado,

como suelen a diario

muchos hombres apurados.

 

El uniforme uno lleva

de un colegio prestigioso,

el otro, ropa vaquera,

con los pantalones rotos.

 

El primero que ha acabado

se ha dirigido al lavabo

y con jabón ambas manos

muy bien se las ha lavado.

 

El de vaqueros acaba

y va directo a la puerta.

Aquel vuelve su mirada

y con desprecio le increpa:

 

- "En mi colegio es deber

el tenernos que lavar

las dos manos a una vez

justo después de mear".

 

El de vaqueros con flema

y con sorna ha contestado:

- "En mi instituto se enseña …

¡a no mearnos las manos!"

 

       -----oooOooo-----

  

  

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes