EL ÚLTIMO EQUIPAJE

 

Yo empecé a coleccionar

mis libritos miniatura

con una gran afición

casi rayana en locura.

 

Luego los seguí juntando

pero con mayor mesura,

formando gran colección

y volviendo a la cordura.

 

Pero siempre estoy pensando

que al momento de morir

nunca nadie lleva nada

de lo que tuvo al vivir.

 

Tanto da que nuestros libros

sean pequeños o grandes,

o libritos miniatura

o cantorales gigantes.

 

No llevaremos siquiera

ni nuestro cuerpo mortal,

ni apellidos ni riquezas

en el momento fatal.

 

Sólo podremos llevarnos

las propias acciones y actos.

Son las que van a pesarnos

y las que podrán salvarnos.

 

Ni cosa bella ni fea,

ni cuadro de gran belleza,

ni canción ni melodía,

ni libro de gran rareza.

 

Sólo contará el amor

que pusimos en la vida,

si nuestra entrega y bondad

fue verdad o fue mentira.

 

…………………………….

 

Una maleta vacía,

que dentro no tiene nada,

será símbolo del viaje

a nuestra última morada.

 

 

 

           -----oooOooo-----

  

 

© Manuel de Churruca y García de Fuentes