ROMANCE DE LOS GARCÍA

 

 

En la villa de Las Fuentes,

donde habitan los García,

ocurrió un triste suceso

lleno de oprobio y mancilla.

 

                        Secuestraron a una niña

los moros de la frontera

de la familia García,

de todas la más señera.

  

                        La niña de ojos azules

y cabellera dorada,

de preguntas inocentes

y de risa en la mirada.

 

                        Su madre llora con rabia,

no ha dejado de llorar,

su padre, desconsolado,

ha comenzado a rezar.

 

                        Los niños ya no pasean,

los valles quedan desiertos,

las campanas ya no suenan,

lloran la pena del pueblo.

 

                        El viejo Rey de Castilla,

ha concedido patente

para juntar la mesnada

y reclutar a la gente.

 

                        Todos quieren ser guerreros,

el rescate es muy urgente.

Los García, por las villas,

reclutan partida ingente.

 

                        Cincuenta fuertes caballos

y cincuenta caballeros,

tras el Pendón de Castilla

por defender sus derechos.

 

                        Caballos y caballeros

salen al rayar el día,

después de pedirle a Dios

que sea su ayuda y guía.

 

Todos guardan el silencio

de sus miradas calladas,

sólo se oye el tintineo

de sus yelmos y corazas.

 

                        El sudor brilla en sus frentes

y al vivo sol las espadas

                        cuyo acero reluciente

                        se ha probado en cien batallas.

                         

                        Cabalgan todos formados

bajo el feroz sol de estío,

cruzan los valles y prados

y llegan pronto hasta el río.

 

                       El río que ahora separa

                       las dos enemigas tierras,

                       que un día pesca nos daba 

                       y hoy nos sirve de frontera.

 

                       Cuando la armada cristiana 

                       llegó hasta el puente del río,

                       allí se encontró de frente

                       al ejército enemigo.

 

                       A su frente iba el Rey Moro 

                       seguido de sus validos,

                       cerrando la comitiva

                       otros tres moros cautivos.

 

                       El Rey montaba un caballo 

                       árabe de raza pura,

                       que sostenía un vasallo

                       por dominar su bravura.

 

                       Viste una capa muy rica 

                       bordada de seda pura,

                       con ella cubre a la niña

                       abrazada con dulzura.

  

                       Así les habló el Rey Moro,

                       renunciando a sus honores:

                       - “Esta es la niña robada,

                       y estos tres son sus captores.

  

                       Los tres moros criminales,

                       lo peor de nuestras sierras,

                       la vergüenza de su raza 

                       y de sus propias aldeas.

 

                       Aquí los tienes, García, 

                       cargados van con cadenas,

                       sus vidas te pertenecen,

                       puedes hacer lo que quieras.”

  

                       García, por ser cristiano,

                       no los quiere asesinar

                       por lo que pide al Rey Moro

                       que los vuelva a su lugar.

 

                       - “Es tan grande la alegría 

                       que inunda mi corazón,

                       que el odio que yo sentía

                       se ha convertido en perdón.”

 

                       La niña se abraza al padre, 

                       son mil besos esperando.

                       El padre quiere ocultarle

                       el llanto que le está ahogando.

 

                       - “No te preocupes, García, 

                       que buen castigo tendrán,

                       que el secuestrar a una niña

                       tampoco lo quiere Alá.

 

                       Tu perdón será un regalo 

                       que todos apreciarán.

                       Las historias que se cuenten

                       así lo recordarán.

 

                       Será por siempre cantada 

                       tu generosa nobleza

                       por juglares y poetas

                       de tus tierras y las nuestras.”

 

                       El Rey entrega a la niña 

                       la joya de su turbante,

                       cuajada de piedras finas,

                       que él recibió de su padre.

 

                       - “Quiera el brillo de estas piedras 

                       consolarte en tu recuerdo,

                       conmemorar tu coraje

                       y pedir perdón sincero.”

 

                       Ya las tropas se despiden, 

                       ya a sus tierras se devuelven.

                       Todos van agradecidos

                       con su Dios y con su suerte.

 

                       Aquí concluye el romance 

                       de los García de Fuentes,

                       en su día gran proeza ...

                       ¡bueno es que se recuerde!

 

                                       -----oooOooo-----

 

  

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes