AIRE Y POESIA

 

Un amigo preguntaba

cuándo escribo poesías,

si lo hago por las mañanas,

de noche o al mediodía.

 

La composición de versos

se parece al respirar,

porque has de inspirar primero

para después espirar.

 

Cuando yo hago poesías,

escribo, tacho y reescribo,

porque me inspiro unos días

y otros días, las espiro.

 

Inhalo cualquier aroma,

me inspiro en los sentimientos,

para “espirar” luego estrofas,

que sólo “expiran” los muertos.

 

Igual la respiración

que poesía necesito,

una alimenta el pulmón,

la otra me acerca a mí mismo.

 

Porque si versos compones

profundizas más en tu alma,

expeles tus sensaciones,

tus emociones exhalas.

 

Escribir y respirar,

todas las horas del día,

para bien o para mal,

todo es aire y poesía.

 

      -----oooOooo-----

  

  

 

© Manuel de Churruca y García de Fuentes