COCHINADA

 

Los olores al revés.

El queso huele a tus pies,

 

los leones, a tu cuarto,

la cebolla, a tu sobaco,

 

el ajo, como tu aliento,

y, para acabar el cuento,

 

como el podrido pescado

te huele … lo que me callo.

 

         -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes

 

 

COMENTARIO DEL AUTOR:

En este pequeño poema he pretendido describr los olores al revés, como dice el primer verso. Esto es, utilizar las frases hechas sobre los olores que utilizamos habitualmente, pero dándole la vuelta a la expresión. Por ejemplo, cuando vemos un dormitorio maloliente y desordenado, decimos que parece "una leonera".