DIAMANTES

 

El componer poesías

es como buscar diamantes

en minas y en galerías

y extrañas profundidades.

 

Depende de la fortuna,

pues entre todas las piedras

has de hallar tan solo una

y arrancársela a la tierra.

 

Como un tesoro perdido

que siempre se ocultó allí,

esperándote escondido

para brillar y lucir.

 

Palabras bien elegidas,

con estructura perfecta,

con la talla de la rima,

con el brillo de una idea.

 

Mas escasos son los vates

que son capaces de hallar

un inspirado diamante …

y que lo sepan tallar.

 

       -----oooOooo-----

  

  

 

© Manuel de Churruca y García de Fuentes