EL AMIGO IDEAL

 

Amigo que nunca falla

ni en los peores momentos,

cuando ya todo fracasa

siempre queda su consuelo.

 

Cuando te abandonan todos

y te niegan el saludo,

solamente con su apoyo

eres el dueño del mundo.

 

Te conoce como un padre,

tus pensamientos los lee,

nunca puedes engañarle

pues sabe cómo tú eres.

 

Que sólo con su mirada,

tan vivaz y tan sincera,

puede hablarte sin palabras,

sin que sus labios se muevan.

 

Te pregunta cómo estás      

y te escucha la respuesta,

él siempre te ayudará,

su puerta siempre está abierta.

 

Es ameno y divertido,

se ríe con tu alegría,

y también llora contigo

cuando llegan las desdichas.

 

Cuando caes y ves la mano

que una persona te tiende,

como si fuera un hermano

es tu amigo el que la ofrece.

 

Allí lo verás contigo,

con el agrado de siempre.

justo donde tú has caído,

servicial y sonriente.

 

Es hombro para llorar

o la mano que te ayuda,

boca para aconsejar

o el oído que te escucha.

 

Porque nunca te ha fallado

y siempre acude con prisa,

sin excusa ni reparo,

cuando tú lo necesitas.

 

Que te quiere por lo que eres,

sin esperar nada a cambio,

que te cree diferente

y perdona tus agravios.

 

Amigo que siempre escucha

y nunca pregunta nada.

porque conoce tus dudas

sólo mirando tu cara.

 

Amigo siempre cercano

aunque tú no puedas verlo,

como te oculta el nublado

el débil sol del invierno.

 

Por ti daría su vida …

¡es tan grande su querer!

Él de ti nunca se olvida

pues piensa en ti más que en él.

 

Amigo en adversidades,

compañero de camino,

que alivia todos los males

y comparte pan y vino.

 

………………………….

 

¡Has tenido mucha suerte,

más de la que crees tu!

Ese amigo … ya lo tienes,

¡porque su nombre es JESÚS!

 

                                    -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes