EL JILGUERO

 

Un pajarillo del campo

mi amigo me ha regalado,

con un melodioso canto

que enamora al escucharlo.

 

Lo miran desde la calle

y lo apuntan con el dedo,

toda la calle ya sabe

cómo canta mi polluelo.

 

Y casi todos los días

le vienen a ver los niños,

él nos llena de alegría

con sus cantos y sus trinos.

 

Pero un día no ha cantado

y se ha quedado muy quieto,

nos tiene muy preocupados

y parece que está enfermo.

 

Ha venido para verlo

un viejo y experto aldeano

que ha examinado el jilguero

por ver si puede curarlo.

 

Después de reconocerlo

dice el hombre con gran pena:

- “Lo que ha enfermado al polluelo

creo que es pura tristeza.

 

El pajarillo se muere

de no sentir el rocío,

de no beber en la fuente

o en las márgenes del río.

 

De no ver amaneceres

y respirar aire fresco,

de no sentir los placeres

de empollar a sus polluelos.

 

De no gozar con la sombra

bajo el sol del mediodía,

ni contemplar amapolas

volando por la campiña.

 

De no oír a otros jilgueros

en los valles y en los montes,

de no contemplar luceros

en el negro de la noche.”

 

… … … … … … … … …

 

Con la jaula y con los niños

nos hemos ido hasta un prado

y contentos, allí mismo,

el jilguero hemos soltado.

 

Al pronto se ha resistido

a cobrar su libertad,

pero luego él ha salido

y ha comenzado a volar.

 

Se ha detenido en un pino

para mirar hacia atrás,

y alegre y agradecido

ha comenzado a trinar.

 

Jilguero de cara roja

y de alitas amarillas,

cuyo canto nos asombra

y nos llena de alegría.

 

Que yo prefiero escuchar

a veces, en los sembrados,

tu melodioso trinar

en vez de verte encerrado,

 

muriéndote poco a poco

entre silbido y gorjeo,

encerrado en jaula de oro

que te impide el libre vuelo.

 

Porque el príncipe del bosque

no puede estar enjaulado,

¡Que alegre a todos los hombres

que pasean por el campo!

 

Moraleja:

 

Si la belleza y el arte

las encierras y limitas,

no podrán desarrollarse …

¡y se morirán marchitas!

 

      -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes