ESMERALDAS (VERDES)

 

Ha tiempo vivió en Sevilla,

pues me lo contó mi abuelo,

una famosa putilla

que llamaban “Cenicero”.

 

Y este mote lo tenía

con todo merecimiento,

por apagar las colillas

de todo Sevilla entero.

 

       -----oooOooo-----

 

Por comer en lecho de otro

debes de pagar, vecino,

de mi mujer sus antojos,

sus gustos y sus caprichos.

 

Yo comprendo tu disgusto,

es muy bajo tu salario,

pues tú malcomes con susto

lo que a mí me harta a diario.

 

       -----oooOooo-----

 

A la niña le encantaba

la noble Caballería,

y un cadete le enseñaba

a montar en solo un día.

 

Se hizo novia de un sargento

y después de cuatro cabos,

al fin … todo el Regimiento

y el Cuerpo de Mutilados.

 

        -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes