ESPANTAPÁJAROS

 

He visto por los caminos

muñecos mal construidos,

que, ni espantan pajarillos,

ni hacen reír a los niños.

 

Al construir un muñeco,

un armazón has de hacerle,

y hay que clavarlo en el suelo

muy hondo, que no se vuele.

 

Luego vestir el muñeco

con unos trapos muy viejos,

usar paja de relleno,

ponerle cara y sombrero.

 

Igual en las poesías

hay que partir de una idea,

que será armazón y guía

que ha de seguir quien versea.

 

Después vestirla a su gusto

con los versos y las rimas,

buscándole el metro justo

para crear la armonía.

 

Muchos poetas intentan

hacer versos sin ideas,

creando palabras huecas

a las que llaman poemas.

 

Raros y amorfos muñecos,

deformes, sin armazón,

ni despiertan pensamientos

ni tocan el corazón.

 

        -----oooOooo-----

  

  

 

© Manuel de Churruca y García de Fuentes