SOLOMILLO

 

LA BARAJA INCOMPLETA

 

Un día perdí una carta

de una baraja española

y pensé en utilizarla

en lecciones provechosas.

 

Así que llamé a mis hijos

y les hablé de esta forma:

- “No se qué carta he perdido,

si es un rey o es una sota.

 

No sé si es pequeña o grande,

oro, basto, espada o copa,

pues todas son importantes,

faltado una mueren todas.

 

Es el valor del equipo,

es vital que nadie falte,

un elemento perdido

hace que el conjunto falle.

 

En la familia es igual,

todos somos importantes,

todos tienen su lugar,

las piezas tienen su encaje”.

 

Luego pasé la baraja

y de uno en uno probaron,

para ver si la rajaban

o rompían con sus manos.

 

Sólo pudieron torcerlo

pues muy duro estaba el mazo.

Por eso volví a cogerlo

para en mi turno intentarlo.

 

De una en una, carta a carta,

sin esfuerzo fui rompiendo,

ante la atenta mirada

de mis curiosos pequeños.

 

A modo de moraleja,

yo les di la conclusión:

- “Debemos unir las fuerzas,

la victoria está en la unión”.

 

        -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes