LA CANCIÓN DEL HORTERA

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Mis botines de charol,

que relucen más que el sol,

y dentro de mis botines

los más blancos calcetines.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Mis pantalones vaqueros

son altos y sobaqueros,

y planchados sin remedio

con una raya en el medio.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Mi camisa, pura seda,

de la más brillante tela,

con estampado atrevido,

que a todos quita el sentido.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Los cuellos de mi camisa

abiertos hasta la sisa,

botones desabrochados,

pelos del pecho asomados.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Mi chaqueta de franela

ajustada a la cadera,

y un pañuelo en el bolsillo

comprado en el baratillo.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Las manos llenas de brillos

del oro de mis anillos,

y una cadena gigante

con simulados diamantes.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Gafas de sol en la frente

y en la oreja algún pendiente,

bronceado de camionero

y un abdomen cervecero.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

El "Winston" en el bolsillo,

para así ofrecer pitillos

y poder ligarme tías

con tabaco y simpatía.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

Y mi secreto escondido

mi moderno calzoncillo,

de esos de talla ajustada

que no dejan colgar nada.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

El día que a ti te encante

un tío apuesto y galante,

tu me reconocerás,

pues mirarás hacia atrás.

 

Yo soy un tío elegante,

por detrás y por delante.

 

      -----oooOooo-----

  

  

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes