MI MUJER

 

Bastó tan solo un segundo

para fijarme en su cara.

 

Bastó tan solo un minuto

para que la saludara.

 

Bastó tan solo una hora

para poder conocerla.

 

Bastó solamente un día

para enamorarme de ella.

 

Bastó solamente un mes

por que me comprometiera.

 

Pero una vida no basta

para que pueda quererla ...

 

La eternidad

sellará el tiempo

y nos unirá

en un interminable beso ...

 

      -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes