NUESTRA VIDA DURA UN DÍA

 

Por la mañana nacemos,

amanece nuestra vida,

el sol asciende en el cielo

y nuestra senda ilumina.

 

Cada uno tiene su plazo,

su destino es azaroso,

el día será soleado

o triste, oscuro y lluvioso.

 

Nuestro cuerpo ya ha crecido

cuando comienza la tarde,

medio día está cumplido

y el sol comienza a bajarse.

 

Cuando se termina el día

y lentamente anochece,

entre sombras escondida

viene implacable la muerte.

 

Trabaja bien tu jornada,

no sabes si durará,

y según lo que tú hagas

así se paga el jornal.

 

Aprovecha tu partida

y apura cada jugada,

como si tu propia vida

tan sólo un día durara.

 

     -----oooOooo-----

  

  

© Manuel de Churruca y García de Fuentes