AGUA CONTENIDA

 

Yo era un agua soñada, inexistente,

una ilusión que fluía sin forma,

flotando sólo dentro de mi mente

sin contornos ni líneas divisorias.

 

Yo era el agua de un río desecado

que, de tanto sufrir tu ausencia ardiente,

se tornó en aire, vapor y nublado,

por volar sin seguir una corriente.

 

Yo era el agua lanzada desde el cielo,

sin poder pararse y cayendo libre,

sin forma alguna y a merced del viento,

sin continente que la determine.

 

Tú eres al fin la copa en que he caído,

la que sin remedio ahora me retiene,

la que me ata como un todo oprimido,

la que impone mi forma al recipiente.

 

Ahora tengo ya forma, más la tuya,

la que junta mis gotas en su adentro,

me comprime cada parte como una

y ya preso me tiene sin remedio.

 

Cuando tengo yo mil posibles formas

y podría adoptarlas fácilmente,

tú me tienes forzado en una sola,

capricho de tu cuerpo y de tu mente.

 

No soy yo, que soy forma de tu cuerpo,

mi materia en tu figura esculpida …

¡ya no puedo vivir sin vivir dentro

de tu cáliz sagrado … que es mi vida!

 

                 -----oooOooo-----

 

 

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes