COMO UN PEZ EN SU PECERA

 

Estoy sentado a tu lado

y no te puedo tocar,

sujeto mano con mano

por poderme refrenar.

 

Procurando no hacer ruido

solo por oírte hablar,

por oír cada suspiro

de tu propio respirar.

 

Disfruto con la fragancia

que siempre envuelve tu cuerpo,

aunque yo no te mirara

sé que estás, pues te presiento.

 

Junto a mí puedo observarte,

contemplo tus movimientos,

quiero tocarte y besarte,

lo intento … mas nunca llego.

 

Es como mirar las llamas

con la belleza del fuego

y nunca poder tocarlas

a pesar de tu deseo.

 

Es como mirar a lo alto,

a lo alto del firmamento,

extendiendo los dos brazos

y nunca llegar al cielo …

 

No sé expresar la manera,

la forma en la que me siento …

¡como un pez en la pecera

al lado de un mar inmenso!

 

 

            -----oooOooo-----

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes