EL CICLO DE LA VIDA

 

Al llegar la primavera

sentiste sobre tu piel

la lluvia ligera y fresca

que te ayudó a florecer.

 

Convertiste el agua clara

en un cuerpo de mujer,

mas conservaste en tu cara

un vestigio de niñez.

 

Con el duro sol de estío

se tiñó tu palidez

y el dulce fruto de un niño

brotó dentro de tu ser.

 

Verano color de trigo,

de aire caliente y de sed,

vastos campos amarillos

de fecunda madurez.

 

La inexorable otoñada

secó tu cansado cuerpo

con el viento que arrancaba

las hojas de tus recuerdos.

 

Un vendaval sobre el alma

de resecos sentimientos,

otra estación que se acaba

cuando comienza el invierno.

 

Y al final la nieve fría

sobre la meta cayendo,

tapando toda tu vida

con un blanquecino velo.

 

Mas otra puerta es la muerte

y el ciclo nunca se cierra.

Cuando se funde la nieve …

¡renace la primavera!

 

 

     -----oooOooo-----

 

  

  

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes