EL TREN

 

Estaba un pastor un día

cuidando de su ganado,

cerca de la nueva vía

que han construido en el campo.

 

El nuevo ferrocarril

hasta allí había llegado

y lo veían por fin

después de mucho retraso.

 

En la distancia se oía

un ruido desmesurado

del tren que fuerte rugía

cuando se iba aproximando.

 

Un humo negro y espeso

se levantaba en lo alto.

De repente, en un momento,

el tren pasaba silbando.

 

Las ovejas que corrían,

el perro estaba ladrando

y el pastor, que no sabía

lo que le estaba pasando,

 

inmóvil permanecía

con grandes ojos mirando,

con la mirada perdida

y con los labios rezando.

 

Cuando hubo pasado el tren

y el humo fue disipado

vio que solamente tres

reses le habían matado.

 

Ante la escena, el pastor,

levantando los dos brazos,

en alta voz exclamó,

con un humor campechano:

 

- “¡Menos mal que el tren pasaba

de frente a todo lo largo

pues todo el rebaño mata

si llega a venir de lado!”

 

 

            -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes