FÁBULA DEL AVESTRUZ

 

Una cría de perdiz

se ha encontrado a un avestruz

y se le ocurre decir:

- “Las aves piensan que tú

 

en realidad no eres ave

porque no puedes volar

como todo el mundo sabe,

aunque puedas correr más

 

que los demás animales.”

El avestruz, enfadado

por la recriminación,

por habérsele negado

 

su “pajaril” condición,

responde muy contrariado:

- “En nuestra reproducción

los huevos utilizamos

 

para tener los polluelos,

y yo afirmo sin bochorno

que, en esta cuestión de huevos, …

¡tengo los huevos más gordos!”

 

Moraleja:

 

No desprecies a tu igual

porque algo pueda faltarle,

seguro que tiene más

en otra cosa importante.

 

       -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes