LENGUA MUERTA

 

- “¿Para qué sirve el latín?,

me preguntó mi hija un día.

Yo le tuve que decir

que quizás un día le sirva

 

para que pueda explicar

esta lengua tan antigua

cuando la deba estudiar

en el futuro su niña.

 

Y a ésta le aprovechará,

en tradición sucesiva,

para poder conservar

declinaciones latinas

 

como se está haciendo ya

desde que Roma existía …

logrando así perpetuar

tan inútil disciplina.

 

Yo la tuve que estudiar

y se estudia todavía.

Nadie la logra enterrar

y muerta … ¡sigue con vida!

 

Moraleja:

 

Hay que elegir

nuestro interés:

menos latín

y más inglés.

 

     -----oooOooo-----

 

  

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes