NO LLORES MÁS,

MARINERO

 

No llores más,

marinero,

que la mar

te está meciendo

con olas de sal,

de blanca espuma,

como una cuna

que mueve el viento.

 

Redonda luna

cuelga del cielo,

fría blancura

que es tu consuelo.

 

Tierno llorar

de sufrimiento

sin hallar paz

en tu tormento.

 

Olvídate de ese mal

que una sirena te ha hecho

cuando la oíste cantar,

cuando nació tu deseo …

 

Duérmete ya,

marinero,

que se ha agitado la mar

para acunarte en tu sueño.

 

Dulce bogar

en movimiento,

llora la mar,

suspira el viento …

 

     -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes