TÚ ME ESPERABAS ADENTRO

 

Yo separé tu vergüenza

para bañarme en tu cuerpo.

Yo traspasé tu frontera,

yo descendí a tus adentros.

 

Tu inflamable resistencia

yo la atravesé con fuego.

Cuando viste mi entereza

se quebraron tus recelos.

 

Quise dormir en tu tierra

y así descubrí tu cielo.

Cuando penetré tu puerta

tú esperabas en silencio.

 

Por tus carnes entreabiertas

me resbalé todo entero,

acabándose mis fuerzas

de tanto amoroso esfuerzo.

 

Ojalá mi vida entera

pudiera habitar tu seno,

oculto en tus entretelas

morar en ti todo el tiempo.

 

Tú creías que por fuera

mas yo te tomé por dentro.

Tú me ofreciste una estrella …

¡yo robé tu firmamento!

 

       -----oooOooo-----

 

 

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes