TE QUIERO NO ES TE AMO

 

Al ver una cosa bella

siempre queremos tocarla

y permanecer junto a ella,

sentirla y acariciarla.

 

Mas luego ese sentimiento

se convierte en excluyente,

que lo que tanto queremos

sea nuestro solamente.

 

Nuestro gozo se va ahogando

porque lo asfixian los celos,

lo que antes era un regalo

se convierte en un derecho.

 

Y ese derecho conlleva

su consiguiente deber

y al fin hace que nos duela

lo que antes era un placer.

 

El disfrutar la belleza

nos hace interiorizarla

y la creemos más nuestra,

la integramos en nuestra alma.

 

Es curioso que un “te amo”

con un “te quiero” se exprese,

como “que yo sea tu amo”,

“que seas mía por siempre”.

 

Así equivale un “te quiero”

a deseo poseerte,

desearía ser tu dueño

para yo solo tenerte.

 

Debemos voltear la idea,

cambiar el “coger” por “darse”,

que el amor sea una entrega

y no algo que hay que guardarse.

 

Es importante por eso

que nos demos diariamente,

con libertad eligiendo,

generosos, esa suerte.

 

…………………………………

 

Cambia el “te quiero”

por un “me entrego”.

Tu amor sincero …

¡será completo!

 

          -----oooOooo-----

 

  

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes