TU BOCA ABOCADA

 

Tu boca siempre a mí me procuraba

el aire que necesitaba mi cuerpo,

el soplo perfumado de tu aliento

que aspiraba mi boca a bocanadas.

 

Tu boca era fuente en que brotaba

el agua que sofocaba mi fuego,

el frescor que manaba del venero

que saciaba mi sed sedimentada.

 

Tu boca era una flor de encantamiento,

era roja frambuesa, fresa grana,

fruta madura que ensueña mi sueño.

 

Tu boca era viento y tu boca era agua,

flor encarnada, fruto suculento …

¡el arrobamiento que robó mi alma!

 

              -----oooOooo-----

 

 

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes