TUS PEINADOS

 

¿Quién pudiera disfrutar

de tu larga cabellera

cada día y alegrar

esta vida calva y fea?

 

Tu pelo es como un portento

que adopta miles de formas

en tu cabeza luciendo

como una regia corona.

 

Al despertar la mañana

tu largo pelo rebosa

y cae formando cascada

ondulada y caprichosa.

 

Luego recoges tu pelo

enrollado en tu cabeza

con un pasador coqueto

que va perdiendo sus mechas.

 

Algún señalado día

te haces un moño pequeño,

tu melena recogida

mostrando tu largo cuello.

 

Otras veces tú lo planchas

y cae recto y estirado

como una diosa muy blanca

entre reflejos dorados.

 

Trenzas, cortes sorprendentes

o las colas de caballo …

¡siempre asombran a la gente

tus diferentes peinados!

 

Y al fin de tu cola un lazo

como el que cierra una caja

del más precioso regalo …

¡que eres tú, mi dulce amada!

 

          -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes