VERSOS ESCONDIDOS

 

Miles de trinos diversos

guarda en su pecho el canario,

igual yo guardo mis versos

escondidos en mis labios.

 

El canario siempre canta

cuando le acaricia el sol,

al inundar la mañana

con su luz y su calor.

 

Y las palabras que habitan

el silencio de mi boca

sólo esperan una chispa

para lanzarse ardorosas

 

a conquistar tus oídos,

despertar tus sentimientos,

a buscar esos sonidos

que te hacer arder por dentro.

 

Versos ocultos que aguardan

una caricia o un beso,

un roce o una mirada

o algún mágico momento

 

que haga conmoverse mi alma

desprendiendo con su fuego

el humo de mis palabras

que va ascendiendo a tu cielo.

 

           -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes