VILLANCICO DE LAS PALABRAS

Puente la Reina, Navarra,

25 de diciembre de 2009.

 

Hoy es un día especial

porque en Belén ha nacido,

en un humilde portal,

el Hijo de Dios bendito.

 

Yo quisiera también dar

a Jesús un regalito,

algo que pueda agradar

al Niño recién nacido.

 

Pero yo no soy pastor

para ofrecerle un cordero,

ni soy Gaspar ni Melchor

para darle oro ni incienso.

 

Tampoco soy Baltasar

con su presente de mirra …

Yo no se qué regalar

para que el Niño sonría.

 

Porque sólo soy poeta

y no tengo más que versos,

lo que piensa mi cabeza

y en papel garabateo.

 

A Jesús, Hijo de Dios,

Palabra de nueva Vida,

sólo puedo darle yo

una simple poesía,

 

donde ofrecerle mi amor

y consagrarle mi vida,

como pequeña oración

sencilla y agradecida.

 

En un principio existió

solamente la Palabra,

y la Palabra era Dios

y Dios era la Palabra.

 

Al Verbo que se hizo carne,

que es el Alfa y el Omega,

sólo puedo regalarle

un papel con estas letras.

 

A la Palabra absoluta

yo le ofrezco mis palabras,

la paradoja más pura,

darle amor al que más ama.

 

Humilde y pobre cantar

mi pequeño villancico

para poder desear

a los mayores y chicos

 

una Feliz Navidad

y un Año Nuevo que empieza

lleno de prosperidad …

¡de felicidad completa!

 

      -----oooOooo-----

 

 

 

 © Manuel de Churruca y García de Fuentes