YO PREFIERO SER MADERA

 

Yo no quiero ser el oro

de las coronas de reyes

ni las que sirven de adorno

a los duques y marqueses,

 

ni sus cetros ni sus tronos

ni sus brillantes anillos

ni los escudos del foro

ni los báculos de obispos.

 

Yo no quiero ser el hierro

de las espadas y lanzas

ni el que viste a los guerreros

en sus petos y corazas

 

ni el que rompe y corta el cuerpo

del enemigo vencido

ni el que guillotina el cuello

del condenado convicto.

 

Oro noble y amarillo

que es el poder del que manda

y el hierro plateado y frío

que es la fuerza de las armas.

 

………………………………….

 

Yo prefiero ser madera

de las más humildes cruces,

a las que los pobres rezan,

las que abrazan los que sufren.

 

Prefiero ser la madera

de aperos de la labranza,

de utensilios y herramientas

con que los hombres trabajan.

 

Prefiero ser la madera

con que construyen los barcos,

que nunca para y navega

por los mares más lejanos.

 

Prefiero ser la madera

de la vara peregrina

que firmemente sujeta

a la mano que camina.

 

Prefiero ser la madera

de laúdes y guitarras

que con sus cuerdas resuenan

en canciones y baladas.

 

Prefiero ser la madera

que la caja construyó

y que guarda con tristeza …

¡los restos de nuestro amor!

 

          -----oooOooo-----

 

 

 

  © Manuel de Churruca y García de Fuentes