ANTONIO PLAZA LLAMAS

  

        (BIOGRAFÍA)

 

  

 

AMOR

¿Por qué si tus ojos miro
me miras tú con enojos,
cuando por ellos deliro
y a la luz del cielo admiro
en el éter de tus ojos?

Cansado de padecer
y cansado de cansarte,
y queriendo sin querer
finjo amor a otra mujer
con la ilusión de olvidarte.

No es mi estrella tan odiosa:
que en fugaces amoríos,
como ave de rosa en rosa,
yo voy de hermosa en hermosa
y no lamento desvíos.

Pero el favor de las bellas
irrita más la pasión
que ardiente busca tus huellas
y, al ir mis ojos tras ellas,
vuela a ti mi corazón.

Así un proscrito tenía
goces en extraño suelo
y volvió a su patria un día
por mirar en su agonía
la linda luz de su cielo.

De ti proscrito y dejando
las rosas por tus abrojos,
vuelvo a tus pies suspirando
por mirar agonizando
la linda luz de tus ojos.

 

            -----oooOooo-----

 

NADA

 

(“Nada es quien fue nada”, Pirrón).

Nadaba entre la nada. Sin empeño
a la vida, que es nada, de improviso
vine a soñar que soy; porque Dios quiso
entre la nada levantar un sueño.

Dios, que es
el Todo y de la nada es dueño,
me hace un mundo soñar, porque es preciso.
Él, siendo Dios, de nada un Paraíso
formó, nadando en eternal ensueño.

¿Qué importa que en la nada confundida
vuelva a nadar, al fin, esta soñada
vil existencia que la nada olvida,

nada fatal de la que fue sacada? …
¿Qué tiene esta ilusión que llaman vida? ...
Nada en su origen. ¿Y en su extremo? ¡Nada!

 

             -----oooOooo-----

 

EPIGRAMA

 

Tú que el dedo no te mamas

espero que me dirás:

— “¿Por qué a las mujeres, Blas,

algunos les llaman damas?”

   “Porque aman al que da más”.

 

              -----oooOooo-----