LA COMPRA DEL ASNO


(A los que compran libros

sólo por la encuadernación)

 

Ayer por mi calle
pasaba un borrico,
el más adornado
que en mi vida he visto.


Albarda y cabestro

eran nuevecitos,
con flecos de seda
rojos y amarillos.

Borlas y penacho
llevaba el pollino,
lazos, cascabeles
y otros atavíos;

y hechos a tijera,
con arte prolijo,
en pescuezo y anca
dibujos muy lindos.

Parece que el dueño,
que es, según me han dicho,
un chalán gitano

de los más ladinos.

 

vendió aquella alhaja
a un hombre sencillo;
y añaden que al pobre
le costó un sentido.

Volviendo a su casa,
mostró a sus vecinos
la famosa compra,
y uno de ellos dijo:

 

- "Veamos, compadre,
si este animalito
tiene tan buen cuerpo
como buen vestido".

Empezó a quitarle
todos los aliños
y bajo la albarda,
al primer registro,


le hallaron el lomo
asaz malferido,
con seis mataduras

y tres lobanillos,


amén de dos grietas
y un tumor antiguo
que bajo la cincha

estaba escondido.

- "Burro -dijo el hombre-,
más que el burro mismo,
soy yo, que me pago
de adornos postizos".

A fe que este lance
no echaré en olvido,
pues viene de molde
a un amigo mío,

el cual, a buen precio,
ha comprado un libro
bien encuadernado …
¡que no vale un pito!

 

    -----oooOooo-----