LAS TRES HIJAS DEL CAPITÁN

 

Era muy viejo el capitán y viudo
y tres hijas guapísimas tenía;
tres silbatos, a modo de saludo,
les mandaba el vapor cuando salía.


Desde el balcón que sobre el muelle daba
trazaban sus pañuelos mil adioses
y el viejo capitán disimulaba
su emoción entre gritos y entre toses.

El capitán murió ... Tierra extranjera
cayó sobre su carne aventurera,
festín de las voraces sabandijas ...

Y yo sentí un amargo desconsuelo
al pensar que ya nunca las tres hijas
nos dirían adiós con el pañuelo ...

 

              -----oooOooo-----